"Cuando el cielo quiere salvar a un hombre, le envía amor" Lao-Tse. Que el amor sea tu única guía, sin mapas, sin dogmas, sin maestros, sólo amando...
Sospecho que hoy empiezo a Ser Canción, si seco un llanto. Y la canción con alma echó a volar y desde entonces los dos, vivieron más despacio, a pesar de su tiempo y de su espacio. Y un día como lluvia, ellos caerán y mojaran todo y su misterio crecerá verde sobre el mundo" Silvio Rodriguez.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Equinoccio de Otoño "El Gran Paso"

 



EQUINOCCIO DE OTOÑO 22/9/2012 “EL GRAN PASO”
Entramos de lleno en la maravillosa fuerza del equinoccio de otoño, donde después del agotador viaje por las distintas fuerzas y sistemas que han estado influenciando y empujando nuestro despertar consciente, encontramos al fin, el descanso, el armónico espacio íntimo y personal, donde es necesario abandonarse, dejarse caer, para observar con regocijo la recolección del fruto de este tiempo de tránsito.

Hemos vagado por las luces y las sombras, por las partes despiertas y dormidas de nuestra individualidad viajera que se ha dejado acariciar conscientemente por las distintas influencias zoodiacales y corrientes estelares que especialmente durante estos dos años nos ha mostrado la extensa creación de un Todo.
Nuestra creciente sensibilidad a la energia, a los lazos de amor cósmico que nos acompañana y guian como parte esencial de nuestro sentido de totalidad, nos han conducido durante esta incansable búsqueda a reconectarnos, a aclimatarnos lentamente a un ritmo individual, planetario y estelar que demuestra ya a muchos incansables buscadores que el universo danza al unísono en nuestro propio ser, y que ese baile, esa sincronicidad perfecta es la semilla divina de nuestra verdadera esencia original.
Cielo y Tierra, Padre y Materia se encuentran durante el equinoccio de otoño sobre el horizonte, uniéndose frente a la fraternidad humana que puede observar la maravillosa metáfora del nacimiento del Hijo, del Cristo Cósmico que durante esta fecha, después de haber sido engendrado a la perfección en Virgo, se acerca a la Tierra para energizarla, para restaurarla, para llenarla del Amor trascendental que da vida y existencia.

Las altas frecuencias de Amor-Sabiduria que durante el equinoccio se derraman sobre todos los reinos de la Tierra, nos acompañarán hasta el solsticio de invierno, y serán fundamentales para nuestro “verdadero” nacimiento al mundo Solar, a los reinos superiores donde muchos podrán cruzar la “puerta de los Dioses” durante la alineación galáctica del 21 de diciembre.
Las influencias que toman contacto con el Logos Planetario y sus hijos durante estos días, tienen un amplio efecto sobre los devas lunares y los vehículos físicos.
El recorrido y la auto-exploración de este tiempo da paso al amoroso descanso, a la amorosa conciencia superior que emerge desde el plenilunio de Virgo, para conducirnos e iluminarnos de forma armónica hacia la senda de Libra, hacia EL GRAN PASO, donde deberemos elegir “entre las dos lineas de fuerza”.
Nuestros reinos inferiores, nuestra esencia ligada a la materia, se nutre de la unión con el espíritu y el empuje de la fuerte radiación solar de la transmutadora fuerza de Amor que Cristo derrama sobre las formas de la Tierra, permite a los reinos lunares o inteligencias celulares, nutrirse, fortalecerse, enfocarse en el peldaño evolutivo superior, que ha de permitirnos en diciembre, estar realmente preparados, en todos los niveles, para la recepción y contactos energéticos superiores.
Durante esta semana hacia el plenilunio de Libra la influencia benefactora del equinoccio nos invita a descansar.
A olvidar todo aquello que aprendimos, que creimos comprender, que pensamos que aún no alcanzamos, o cualquier otro pensamiento que no nos permita disfrutar simplemente de este tiempo de nutrición íntima, de reconexión con el fluir natural del amor que nos da forma.

Aparcar nuestra búsqueda para ser sin más aquello que buscamos, porque en nuestra esencia natural y divina, somos ya el macro-cosmos perfecto que reflejamos.
Sentarnos y respirar. Ser conscientes que cada paso nos acerca a la grandeza de una ilimitada senda de Creación, que el camino tiene sus tiempos, y ahora es el descanso y la parada lo que nos permitirá ir entonando la danza armónica hacia la era de acuario.
Fluir en el sentimiento del Cristo Cósmico que encarnamos, mientras la gran fuerza refleja nos nutre desde el universo.
El gran paso hacia el silencio, hacia el verdadero conocimiento que se nutre de no pensar, ni sentir, ni aspirar para SER.
Navegar sobre las corrientes amorosas de la Luz que nos envuelve dejando simplemente emerger el ritmo que de nosotros nace con su contacto.
Prepararnos así para las elecciones, para los tiempos que en invierno volverán a conducirnos a una nueva búsqueda, a un nuevo lugar de nosotros mismos, que sólo percibiremos de forma verdadera, si nos abandonamos hoy al profundo vacio de las experiencias vividas.
El merecido descanso, el primer contacto con la verdadera e íntima esencia del Cristo Interno, que nace sin resistencia para elevarnos, para acariciarnos en un vuelo natural, sin fricciones, sin los desvelos de la búsqueda, sin las arremolinadas sensaciones de estos tiempos de aclimatación de nuestros vehículos a la Totalidad, en la que nos movemos y tenemos nuestro Ser.
Namasté a todos y descansen sobre el fruto que su consciente y enfocado trabajo ha dado.
Bendiciones.
Anabel.C.Huertas
Gracias a la página amiga: http://angelesdebarro.com

3 comentarios:

  1. Que interesante. Aca en el hemisferio Sur entramos en el equinoccio de primavera. Vitalidad, crecimiento, nacimientos.
    Me gusta mucho leer este blog, un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas Gracias Mari, me alegro que la lectura de este blog sirva a alguien más, parece que nació con ese propósito. Antes de leerte, acababa de colgar una nueva entrada, relacionada con la primavera...como los hemisferios cerebrales, izquierdo y derecho, los hemisferios terrestres, norte y sur, todo está interconectado, vuestra primavera es nuestro otoño y hay otoños que condensan en sí mismo primaveras, como primaveras que se agotan en otoño...todo es cíclico, independientemente del polo en el que nos encontremos...No se si es un alivio o un placebo para el alma...pero todo es cíclico y está interconectado. Un abrazo, Odin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. justamente estoy leyendo un libro que habla sobre las dos conciencias derecha e izquierda, todo tiene un proposito. un abrazo para ti tambien!

      Eliminar