"Cuando el cielo quiere salvar a un hombre, le envía amor" Lao-Tse. Que el amor sea tu única guía, sin mapas, sin dogmas, sin maestros, sólo amando...
Sospecho que hoy empiezo a Ser Canción, si seco un llanto. Y la canción con alma echó a volar y desde entonces los dos, vivieron más despacio, a pesar de su tiempo y de su espacio. Y un día como lluvia, ellos caerán y mojaran todo y su misterio crecerá verde sobre el mundo" Silvio Rodriguez.

miércoles, 6 de junio de 2012

Radha-Krishna: La danza circular del Amor Cósmico


Las muestras de Amor en la relación de Sri Radha y Krishna
son manifestaciones trascendentales de la potencia interna
 dadora del placer (hladini) de Dios. 



La relación entre Radha y Krishna es la encarnación del Amor Divino, la pasión y devoción.

La pasión de Radha por Krishna simboliza el intenso anhelo del alma por alcanzar el amor trascendental y la voluntad para sentir la unificación definitiva con Dios en la unión del hombre y la mujer aquí en la tierra.

Sri Krishna es el alma de Radha y Radha es sin duda el alma de Shri Krishna. Ella es la forma indivisa de Shri Krishna. Ella seguirá siendo un misterio, pues nadie, mejor que él, en la danza cósmica compartida, pudo conocer más sobre la divinidad que su Ser contenía.

Ella es fiel a su deidad, a la que adora. Ella es un Ser muy querido por Shri Krishna a quién él cariñosamente llama, "Radhika".

El universo material y espiritual de todo se conjuga en la creación de Shri Radha - Krishna. Shri Radha es la Diosa de Shri Krishna. El Paramatma - Señor Supremo - está subordinado a ella. Sin su esencia el no es completo. En su ausencia Shri Krishna no existe.

Shri Krishna no es sólo el objeto último de todo amor, también es el que disfruta de la más plena de todas las relaciones amorosas. Por lo tanto, en forma dinámica y en expansión de Krishna, él tiene libertad ilimitada  para disfrutar de las relaciones amorosas desde el deseo, como un mero pasatiempos o desde lo espiritual. Para hacer esto, Él se expande en la forma dual de Krishna y Radha, su consorte eterna y devota superior.

En otras palabras, Radha es el aspecto femenino del Señor Krishna y no es diferente de Krishna, los dos en conjunto aúnan tanto los aspectos masculinos y femeninos, que les permite cumplir con el propósito de disfrutar de sus juegos amorosos y exhibir una relación de intercambios de muestras de amor sumamente trascendental.


 



"Según el Tantra, el Universo nace de la unión cósmica de los principios femenino y masculino, el yin y el yang, la energía y la consciencia, y el amor es la expresión de esta unión a nivel humano.

Shiva representa la esencia masculina, y Shakti la femenina, y cuando éstas se encuentran se produce una interacción vital y amorosa.

Como hombres y mujeres, cuanto más incorporamos lo masculino o lo femenino y lo ofrecemos en la relación, más creamos una “danza” que es tan  fascinante y mágica como profunda y poderosa, participando así de la danza Universal de Shiva y de Shakti y regocijándonos en esta celebración infinita y eterna.

Podemos así observar que en casi todas las culturas ha existido una practica tántrica adaptada a esas características, excepto en aquellas sociedades que han catalogado al sexo como algo que nos aleja de Dios y de un camino espiritual, transformándolo muchas veces en algo pecaminoso si se hace fuera del contexto de la familia y sin el fin de la procreación.

El tantra yoga nos ayuda a sentir: la respiración, los movimientos corporales, la mirada, el equilibrio emocional, la relajación, los conocimientos del yoga, mantras, las meditaciones tántricas y prácticas especiales …para despertar la salud en la sexualidad enseñando como canalizarla, para activar la energía kundalini y guiarla a través de los chacras, conectándonos con el plano espiritual, mas allá de la conciencia ordinaria. También nos enseña como activar nuestra sexualidad de una manera muy bella para convertirla en un sentimiento sagrado, mas allá de nuestros sentidos comunes, dejando que nazca el Amor incondicional en nuestro corazón así como la conciencia trascendental en nuestro ser. Así llegamos a practicar un nuevo tipo de vida basada en el Amor Consciente y como saber disfrutarla. Se trata de ingresar en un mundo de percepción y sensibilidad, al que el hombre común no accede. Para ello es menester cambiar la forma de pensar, y sentir, especialmente ésta última: Sentir...

Cuando no perdemos la energía sexual, esta retorna hacia adentro y hacia arriba, para formar nuestros vehículos superiores de conciencia, los cuerpos internos.

Una vez formados estos cuerpos internos, el hombre entra en una dimensión de la vida totalmente desconocida para quienes no han practicado el tantra sexual, pero la cristalización de este nuevo hombre es toda una creación, una creación que se asemeja a la formación del universo, ya que somos el mismo universo contenido en nosotros.

La vivencia de lo sexual como una comunión espiritual con nuestra pareja nos permite fusionarnos con nuestro Dios interno, con la totalidad, con eso que nunca dejamos de ser, la eternidad…"


Brajbhoomi dónde el Señor Krishna nació, comprende las ciudades gemelas de Mathura y Vrindavan. No es sólo la tierra sagrada donde el Señor Krishna nació y realizó su Leela cósmico, sino un lugar lleno de recuerdos divinos. Fue aquí dónde al final encontró a Radha, su compañera inseparable. Vrindavan, a 15 km de Mathura, fue el lugar predilecto de aquellos tiempos para los encuentros de la pareja divina.




Krishna piel oscura, los ojos de loto, es el hombre completo y perfecto de las tradiciones mitológicas de la India. Eso hace de Krishna uno de los principales no-arios de Dios en el panteón hindú. Fue la octava encarnación de Vishnu, el preservador del Universo. Él tomó la forma humana para redimir a la humanidad de las fuerzas del mal. Krishna fue físicamente irresistiblemente atractivo. Los textos antiguos insisten mucho en su rostro excepcionalmente seductor: “una tez azul suave como la nube del monzón, brillantes mechones de pelo negro enmarcando un rostro bellamente cincelado, de gran flor de loto, como los ojos, guirnaldas de flores silvestres alrededor de su cuello, una prenda de color amarillo (pitambara) cubría su cuerpo, una corona de plumas de pavo real sobre su cabeza y una sonrisa en los labios…”. De este modo ha sido fielmente representado desde la antigüedad hasta la modernidad.

Radha es reconocida como la más hermosa de todas las vaqueras. Ella era la esposa de Ayana y la hija del pastor Vrishabhanu y su esposa, Kamalavati. Radha era una amiga de la infancia y alma gemela de Krishna y los dos eran inseparables como compañeros de juego y más tarde como amantes. El suyo era un amor oculto en la sociedad, dada la condición de Radha como mujer casada.


Ellos tuvieron sus momentos de amor, de pasión y de ira - al igual que cualquiera de los dos amantes en el amor y, sin embargo su amor  podía soportar la prueba de derecho, a la que Krishna tuvo que hacer frente.

Tuvo que salir de Vrindavan, y Radha, para asegurarse de que se cumpliera con los ideales de la verdad y la justicia, para lo que tenía que dejar a un lado el ideal del amor personal. Se convirtió en un rey, derrotó a innumerables enemigos, e incluso se casó un número de veces. Y, sin embargo se dice que Radha supo esperar para que vuelviera a ella. Su amor por Krishna es considerado tan divino y tan puro que Radha obtuvo el estatus de una deidad, y su nombre acabó estando ligado inseparablemente al de Krishna. La mayoría de las imágenes de Krishna se consideran que le muestran al completo cuando Radha está a su lado.

Radha, significa “el mayor devoto de Krishna”. Ninguna  gopi  en Vrindavana tiene un nombre tan significativo como Sri Radha. Por supuesto, todas las gopis Braja están para  amar y dar placer a Krishna.

Sin embargo, en comparación con el océano del amor de Radhika por Krishna, las gopis no son más que piscinas, estanques y ríos. A medida que el océano es la fuente original de toda el agua que se encuentra en lagos y ríos, de manera similar, el amor que se encuentra en las gopis, y en todos los devotos tiene su origen sólo en Sri Radha. Puesto que el amor de Radha es el más grande, y el que da mayor placer a Krishna.

" Krishna encanta a todo el mundo, pero Srimati Radhika le encanta hasta a él. Por lo tanto, Radha es la Diosa Suprema. "

En Vrindavana, la gente está acostumbrada a cantar el nombre de Radha más que el nombre de Krishna.

El amor de Radha por Krishna lo es todo, y la obliga a ignorar su honor ante su familia y el respeto por su marido.

Su relación se desarrolla ante el encanto cautivante de Krishna y un aura de pasión que envuelve a Radha en un estado de deseo de Amar a este Dios. Radha es el alma, Krishna es el Dios. Krishna es el Shakti-man - poseedor de la energía - y Radha es su Shakti - energía. Ella es la contraparte femenina de la Divinidad. Ella es la personificación del amor supremo de Dios, y por su misericordia el alma está conectada con el servicio y el amor de Krishna.



La relación entre Radha y Krishna es el ejemplo del amor más puro y sublime, no sólo una unión indisoluble de la más alta mezcla y culminación; Es un amor que se expresa a través de la música... La música subraya la relación ilícita, y este amor ensombrecido por el secreto y el adulterio, encuentra su salida en los encantadores y apasionados talentos musicales de Krishna para “cantar” su historia.


Radha pese a estar casada con otra persona, no puede resistir la llamada “música” de Krishna.

Al estar con Él corre el riesgo de ser censurada socialmente, de la alienación y la humillación, pues este ejemplo no es considerado el de una relación que supuestamente encarna la máxima unión de amor puro.

La Música se convierte en la voz de su amor ilícito, apasionado, y reservado. Krishna, “la música cósmica”, corteja a las Goñi, (vaqueras) con sus canciones. La flauta de Krishna suena tan poderosa que encarna la energía del cosmos. Su belleza y encanto musicales levantan las pasiones de mujeres por todas partes.

La Música nacida del Amor Cósmico, hace que los abrazos de Krishna, guiados por el deseo apasionado sean los más deseados por las gopis, que encontraban refugio, y en su coqueteo se enamoraban de él, de aquel que era el maestro en las sesenta y cuatro artes del amor; Las gopis sentían una emoción indescriptible, y al hacer el amor con él, en el momento del clímax, de la liberación, en ese momento de unión,  sentían que la alegría y la satisfacción sentida no podía ser sino un aspecto de lo divino.


A través de su experiencia erótica, de lo carnal y lo profano, se convirtió en uno, parte también de lo sublime, lo espiritual y lo divino. Este mito se sostiene en un punto básico: para las mujeres, Krishna era un dios personal, siempre accesible y sensible. Era un dios hecho especialmente para las mujeres. En la psique popular, Krishna y Radha se convirtió en el símbolo universal para el amante y el amado. Krishna fue el héroe ideal, y Radha la heroína ideal. Este es el lazo que le une con Radha; Su pasión por la “música” anula las responsabilidades sociales y a las otras mujeres. Su música está ligada a Radha.



Krishna representa en su vida privada la consecución del Absoluto. Su relación con Radha, su consorte divina, constituye realmente la vida privada de Krishna. Es en esta relación, dónde el amor supremo muestra como Krishna se rinde a Radha. Krishna está enfermo de amor, mientras que Radha ha tomado el control. Él se ha rendido a la fuerza del amor. Muy pocas personas realmente entienden esta relación y el mensaje que contiene.


El propio objeto supremo de devoción, Krishna, rinde culto a la más alta devoción, Radha. El cenit de la historia de amor de Radha y Krishna es el Raas-Leela, la danza circular del amor.

Los puntos de Raas-Leela elevados al mayor potencial del alma. Es en este contexto de la danza circular dónde también se expresa el más alto egoísmo aparente.

Radha-Krishna es el principio original de las relaciones de amor (amor conyugal). El principio del sexo existe en el Absoluto en su forma más pura sin ningún tipo de ebriedad o impureza, porque Krishna está en Radha hecho. En otras palabras, el Señor es uno en ellos, aunque  para su placer y disfrute, él mismo se expande y disfruta de las relaciones amorosas, el desarrollo original es Radha.


Juntos, Radha y Krishna disfrutan de los pasatiempos eternos de Amor Trascendental.


El verdadero amor es el que existe entre Radha y Krishna. El verdadero amor es trascendental y espiritual. Tenemos que ser atraídos por el amor espiritual y abandonar el falso amor y la belleza, que sólo están a flor de piel. No hay nada hermoso debajo de la piel. La conciencia de Krishna estaba llamada a ser coherente y decidida a superar la atracción en el plano material entre el hombre y la mujer con el fin de arrodillarse a los pies de la flor de loto de Radha y Krishna.


Srila Prabhupada dijo: " La suma y la sustancia de la vida material es el atractivo para la mujer. Y la suma y la sustancia de la vida espiritual es la atracción de Radha-Krishna".




La Bi-unidad de Radha y Krishna: inconcebiblemente uno y diferentes a la vez - Por Fabián Ezequiel López




 "Aunque Radha y Krishna son uno en su identidad, se separaron eternamente. Ahora, estas dos identidades trascendentales se han unido de nuevo en la forma de Sri Krishna Chaitanya. Yo me postro ante Él, que se ha manifestado con el sentimiento y el color corporal de Srimati Radharani, aunque es Krishna en persona".


“Con el deseo de comprender la gloria del amor de Radharani, las cualidades maravillosas que Él posee, de las que solamente Ella se deleita con su amor, y la felicidad que Ella siente cuando comprende la dulzura del amor que siente hacia Ella, el Señor Supremo, Hari, ricamente provisto de las emociones de Radharani, nace del seno de Srimati Sacidevi, tal como la Luna aparece tras el océano”.  (Chaitanya Caritamrita, Adi Lila, I. 5-6)


En estos versos encontramos la idea de la biunidad de Radha y Krishna,  aunque en realidad este fue un aspecto que no fue demasiado resaltado por los seguidores del movimiento gaudiya, ya que se le dio mas importancia al aspecto dual. Esto fue así debido a que este aspecto es más importante con relación al desarrollo de Prema Bhakti, o amor devocional inmaculado. En el amor hacen falta dos, así se enfatiza la independencia de personalidades de Radha y Krishna más que su unidad.
Para esta tradición, lo mismo que para la mayoría de las otras tradiciones vaisnavas (visnuitas), la individualidad se mantiene eternamente, en una relación de servicio amoroso a Dios.
Pero por otro lado, en esta escuela se resalta la unidad en cuanto al trato de Radha como manifestación femenina de Krishna, que ocupa el mismo lugar en importancia que él, e incluso a veces uno mayor, en muchos lugares o para ciertos autores de la tradición.


ACHINTYA (Inconcebible)
Las relaciones de amor de Sri Radha y Krishna son manifestaciones trascendentales de la potencia interna dadora de placer (hladini) de Dios.

“Aunque Radha y Krishna son uno en su identidad, se separaron eternamente”.

Para entender la afirmación que hace este verso debemos primero hacer una introducción para explicar la filosofía de achintya bedhabedha (inconcebible unidad y diferencia) propuesta por Sri Chaitanya, lo cual trataré de explicar en pocas palabras.

Para los gaudiyas Dios es la Verdad Absoluta, y como tal abarca todo lo que existe pero en una relación de unidad y diferencia simultánea.

Esto es así por la razón de que Dios, en su forma personal, es el energético que posee innumerables energías, las cuales son diferentes de Él. Estas energías no son la fuente, pero simultáneamente son iguales ya que están en una unión eterna con Él, pues de otra manera no existirían.

La energía no puede existir sin la conexión con su fuente y de la misma manera nada existe separado de Dios.

Por lo tanto estas energías son cualitativamente Uno con la fuente, Dios, pero diferentes a la vez, de la misma manera en que el fuego y el calor son uno y diferentes a la vez.

Esta unidad y diferencia simultáneas se producen por achintya shakti, el poder divino que puede reconciliar lo imposible.

La palabra “Achintya”, “inconcebible”, se aplica tanto a Dios como a su energía.

En relación con Dios tiene que ver con su infinitud y trascendencia, ya que Él "trasciende" nuestra capacidad racional limitada, debido a que es ilimitado.

Por ejemplo nuestra capacidad está limitada a entender las cosas desde un aspecto tridimensional, pero Dios sería infinitamente dimensional, por lo cual puede, por ejemplo, ser inmanente y trascendente en forma simultánea.

“Sabed que todos los estados de existencia (sattva, rajas y tamas) los manifiesta mi energía. En un sentido, Yo lo soy todo, pero soy independiente. Yo no me encuentro bajo la jurisdicción de las gunas, ya que por el contrario, ellas se encuentran dentro de mí”. (Bhagavad-Gita 7,12)


BEDHABEDHA (UNIDAD Y DIFERENCIA)

A pesar la afirmación de que Dios posee infinitas potencias [potencia se usa aquí en el sentido de poder y no de posibilidad] (parasya saktir vividaiva sruyate), se las divide en tres para su mejor comprensión:


§         bahiranga shakti (energía externa o material)
§         antaranga shakti (energía interna o espiritual)
§         tatashta shakti (energía marginal o almas individuales)


La que nos interesa en este trabajo es la energía interna, la cual constituye la propia esencia de Dios, “satchidananda”, que se manifiesta como energías:


§         sandhini (sat) la potencia de existencia
§         samvit (chit) la potencia de conciencia
§         hladini (ananda) la potencia de placer


Estas energías son manifestaciones de la misma esencia de Dios y son para realizar sus “lilas” (actividades de placer). Hladini shakti se manifiesta en el aspecto impersonal del absoluto como Brahmananda (la bienaventuranza del Brahman), y en el aspecto personal del absoluto como Premananda (la bienaventuranza del amor puro a Dios).

Esta misma Hladini Shakti se manifiesta en forma personal como Radha [el nombre Radha o Radharani, tiene su origen en el verbo aradhana que significa adorar] para brindar infinito placer a Krishna, y precisamente se va a manifestar en infinidad de otras formas diferentes como gopis (pastoras), para llevar ese placer a un grado infinito.
  

En cuanto a sus actividades de disfrute, tampoco es algo externo ya que la fuente de placer es su propia energía interna, hladini en la forma de Radharani.

Esta personificación de la Hladini Sakti tiene una importancia muy especial dentro de la tradición gaudiya, y en algunas oportunidades recibe mas importancia que el mismo Krishna. Como decíamos antes, Radha no es diferente de Krishna, se la considera Shakti Tattva (energía), no jiva tattva (alma individual), como en las escuelas de Madva o Ramanuja. Pero además de no ser distinta de Krishna, es el ejemplo más perfecto del amor a Dios, ejemplo a seguir por todos los seres, ya que prema, o amor a Dios, es la perfección ultima para el Atman (Alma).

El amor que Radha demostró hacia Krishna no tiene comparación para Sri Chaitanya, y por lo tanto establece el modelo mas perfecto para todo ser, aunque nadie pueda igualarlo, ya que Radha es Dios-Placer.


“Ella es la fuente interna de placer de Dios y todas las manifestaciones de devoción que un ser pueda expresar están inspiradas y nutridas por Radha, cuando el alma experimenta devoción pura por Dios, sin estar teñida de intereses egoístas, es porque está en conexión con la energía de placer del Señor, de hecho para los gaudiyas no se puede llegar a Krishna sino es a través de Ella”.



ETERNAMENTE UNO Y SEPARADOS A LA VEZ
  

  "... Aunque Radha y Krishna son uno en su identidad, se separaron eternamente ..."

“Radha y Krishna son uno y el mismo, pero han asumido dos cuerpos. Así gozan uno del otro, saboreando las dulzuras del amor”.

(Chaitanya-caritamrita, Adi-lila, capítulo 4, verso 56)


La idea de esta afirmación es que a pesar de ser partes de una misma personalidad, energía y energético se manifiestan en formas personales separadas para poder desplegar y aumentar su placer.

Uno está disfrutando en dos: disfrutador supremo y placer supremo. La forma en que esto se va a realizar nos lleva al segundo verso que citamos en el comienzo, y su descripción en el capítulo cuatro.
En esa descripción se explica cómo ambas personalidades existen en forma separadas pero unidas en una conexión tan intensa que la existencia de uno depende de la del otro, y la importancia de uno con relación a la del otro no conoce superioridad.

"Con el deseo de comprender la gloria del amor de Radharani, las cualidades maravillosas que Él posee, de las que solamente Ella se deleita con su amor, y la felicidad que Ella siente cuando comprende la dulzura del amor que siente hacia Ella, el Señor Supremo, Hari, ricamente provisto de las emociones de Radharani, nace del seno de Srimati Sacidevi, tal como la Luna aparece tras el océano."

Para entender las partes del verso, es importante aclarar otro aspecto de la teología gaudiya. Krishna es el disfrutador supremo, bhoktaram yajña tapasam [el disfrutador de todos los sacrificios y penitencias. Bhagavad-gita 5, 29], por su energía de placer todo se arregla de manera que Él disfrute en la forma ilimitada.

La personificación de su energía de placer como Radha implica su aparente independencia de personalidad, de manera que pueda brindarle su amor, ya que amor implica al menos dos personas.

En su “lila” o “teatralización” de la relación amorosa, Krishna deja aparentemente de lado su omnisciencia, ya que para aumentar el placer de la relación entre dos personas tiene que haber cierta independencia de pensamiento, de otra manera el placer que brindan, por ejemplo las sorpresas en ese intercambio amoroso se perderían.

La explicación que los gaudiyas dan para este abandono de la omnisciencia, es que Krishna sigue actuando como el supremo pero en su forma de Balarama, quien es su primera expansión y no se diferencia en nada de Krishna excepto en el color. Por lo tanto mientras Krishna disfruta de su relación con Radharani, Balarama sigue manteniendo la creación, incluso si en algún momento debido a su éxtasis Krishna pierde la conciencia.


De esta manera Krishna manifiesta cierto desconocimiento de la naturaleza del amor de Radha, y se siente intrigado por el amor que ella manifiesta. Como habíamos explicado en el comienzo Radha es la personificación potencia de placer de Krishna, por lo que es llamada la morada del amor a Krishna, ella es el receptáculo del amor y Krishna es el objeto del amor, por lo que el amor que ella experimenta, él no puede experimentarlo.


Y a eso se refiere el primer deseo manifestado en el verso.

  "... Con el deseo de comprender la gloria del amor de Radharani, ..."
En el capítulo IV del Adi-lila, Krishnadasa Kaviraja Goswami, lo va a desarrollar en un monologo en el que Krishna analiza este deseo que experimenta, de la siguiente manera:

"Yo soy la causa primaria de todas las cosas. Yo soy la verdad espiritual plena, y estoy hecho de dicha plena, pero el amor de Srimati Radharani me enloquece. No conozco la fuerza del amor de Radha, con el cual Ella siempre me colma. El amor de Radhika es mi maestro, y yo soy su aprendiz de danza. Su prema (amor) me hace danzar diversas danzas nuevas.... Cualquiera que sea el placer que obtengo al saborear mi amor por Radha, ella, con su amor, saborea diez millones de veces más que yo. Así como yo soy la morada de todas las características contradictorias [observese la relación de esta afirmación con el concepto coincidentia oppositorum], también el amor de Radha está siempre lleno de contradicciones semejantes. El amor de Radha todo lo invade, no deja sitio para la expansión. Pero aún así se expande constantemente. Sin duda, no hay nada más grande que su amor. Sin embargo está desprovisto de orgullo. Este es el signo de la grandeza de ese amor. Nada hay más puro que su amor...  Sri Radhika es la mas elevada morada de este amor, y yo soy su único objeto. Yo saboreo la dicha a la que tiene derecho el objeto del amor. Pero el placer de Radha, la morada de ese amor, es diez millones de veces más grande. Mi mente corre para saborear el placer que experimenta la morada, pero no logro, a pesar de mis mayores esfuerzos. ¿Cómo puedo saborearlo? Si pudiera alguna vez ser la morada de ese amor, solo entonces podría saborear esta dicha."  (Chaitanya Caritamrita, Adi Lila, capítulo IV, versos 121-135)


En este último párrafo encontramos un aspecto de la idea de la biunidad de Radha-Krishna. Krishna quiere asumir la forma de Radha para poder comprender y experimentar la naturaleza del amor que ella siente hacia él. Krishna se ve superado en los sentimientos de amor ya que Él es el objeto de amor, los sentimientos que Él inspira a Radha, superan los que Él puede experimentar, porque Él es el objeto supremo de amor-adoración.


Y a eso se refiere el siguiente deseo que se describe en el verso.

"...(saborear) las cualidades maravillosas que Él posee, de las que solamente Ella se deleita con su amor ..."



Sri Chaitanya resaltó constantemente la importancia de los atributos, nombre, forma, actividades, etc, de Krishna diciendo que estos son trascendentales ( es importante decir que en sus discusiones con exponentes de la filosofía advaita, Chaitanya afirmaba que las descripciones que se encuentran en las Upanishads, acerca de que el absoluto no tiene características, ni forma, ni atributos, tenían como fin dejar en claro su naturaleza espiritual, pero que no significaba que careciera de forma y atributos, sino que estos no eran materiales) y todo atractivos, ya que en esa característica del aspecto personal del absoluto consistía el medio y el fin de su proceso de liberación, es decir el bhakti (devoción).

En realidad, la liberación no era para él un fin, sino un subproducto de haber alcanzado la perfección última del ser.

Como dijimos antes, para él esta perfección consiste en alcanzar el grado máximo de amor por Dios, prema. Un amor desprovisto de motivaciones e intereses egoístas. Ese amor es inherente al ser, no es algo externo que se obtenga, sino que esta dormido en la naturaleza constitucional de la persona, y puede ser revivido por medio de la meditación en las características supremamente atractivas de Dios.
Como hemos dicho, una traducción del nombre Krishna, es "el todo atractivo". Debido a que posee infinitos atributos supremamente atractivos, es llamado Bhagavan (el que posee (van) todas las opulencias (bhaga), de acuerdo a la definición de Parasara Muni).

Estos atributos y nombre, no son diferentes de él, por lo tanto la meditación en ellos (Sri Chaitanya basó su proceso en la recitación del nombre de Krishna, lo cual llevaba a la persona a una gran absorción en la persona de Krishna y, simultáneamente, producía la purificación de la consciencia) permiten al hombre entrar en contacto con la persona, Krishna, y a causa de la cualidad de estos atributos supremamente atractivos el despertar del amor es la consecuencia mas natural del entrar en contacto con él.


Ese despertar del amor significa revivir la naturaleza espiritual del ser en una eterna relación amorosa del alma con su fuente, Dios.



Krishna siendo el supremo atractivo cautiva la mente de todo ser, pero debido a que Radha es su energía, la capacidad que ella tiene para apreciar el atractivo de Krishna, es inigualable, por lo que Krishna desea ser ella, para poder saborear sus propias cualidades como solo ella puede hacerlo.

"Mi dulzura es maravillosa, infinita y plena. Nadie en los tres mundos puede encontrar su límite. Solamente Radha, por la fuerza de Su amor, saborea todo el néctar de mi dulzura. Aunque el amor de Radha es puro como un espejo, su pureza aumenta a cada instante. También mi dulzura es tan grande que no puede aumentar mas, y sin embargo, brilla ante ese espejo con una belleza que se renueva sin cesar. Hay una competición constante entre mi dulzura y el espejo del amor de Radha. Ambos siguen aumentando, pero ninguno de los dos conoce la derrota." (Chaitanya Caritamrita, Adi Lila, capítulo IV, versos 138-142)

Este es otro aspecto de la naturaleza achintya, inconcebible de Dios, a pesar de ser infinito, se sigue expandiendo en un continuo relacionarse con su energía de placer. La morada del amor (Radha) aumenta en esplendor al contemplar su objeto de amor (Krishna), y este al contemplar ese aumento del amor que Radha siente por él, se siente muy complacido por lo que también aumenta en esplendor, lo cual lleva a un mayor aumento del amor de Radha, y así sucesivamente.

"Mi dulzura se renueva siempre. Los devotos la saborean según su propio amor respectivo. Si veo mi belleza en un espejo, tengo el deseo de saborearla, pero sin embargo no puedo. Si reflexiono en la manera de saborearlo, me encuentro con que anhelo la posición de Radhika." (Chaitanya Caritamrita, Adi Lila, capítulo IV, versos 143-145)

Es interesante la comparación que se hizo en los versos anteriores del amor de Radha con un espejo. Aquí volvemos a encontrar la imagen del espejo. Krishna (el supremo atractivo) al ver su reflejo queda totalmente cautivado, nada fuera de sí puede atraerlo, solo él mismo es atractivo para sí mismo, y porque Radha es como un espejo en el cual se ve reflejado a sí mismo, es decir, Radha no es diferente de él, es atraído a ella, el amor de ella lo atrae.

Esto solo puede ser así porque ella es su energía interna de placer.

Radha, al comprender que Krishna, se deleita en su amor y experimenta un creciente amor recíproco hacia ella, siente una felicidad que solo puede ser experimentada por aquel que ha dado todo, que esta totalmente entregada al objeto de su amor. En eso consiste el tercer deseo del verso.

"... y la felicidad que Ella siente cuando comprende la dulzura del amor que siente hacia Ella ...

Krishnadasa Kaviraja explica que el amor de las “gopis” (pastoras), que son distintas expansiones de Radharani, es puro e inmaculado, totalmente desprovisto de lujuria. Para él el amor y la lujuria son como el hierro y el oro. El deseo de complacer los propios sentidos es kama (lujuria), y el deseo de satisfacer los sentidos de Krishna es prema (amor). Ese amor provee de placer a Krishna.

Las “gopis” renunciaron a todo por el placer de Krishna, en una entrega absoluta, sin embargo obtienen gran placer al estar en contacto con Krishna, aunque no buscan su placer. Krishnadasa explica esta contradicción diciendo que el placer de las “gopis” reside en ver el placer de Krishna.

"La felicidad de la morada del amor es la felicidad del objeto de ese amor. Esta relación no está basada en el deseo de complacencia personal."  (Ibid., verso 199)


Y para corroborar que ese amor esta desprovisto de interés personal, explica que cuando el éxtasis de las “gopis” interrumpe u obstaculiza su servicio a Krishna, se enojan y tratan de reprimirlo. Ese amor puro, es lo único que puede atraer a Krishna, y se manifiesta en una grado infinito en Radha, como ya hemos dicho, por lo tanto él esta completamente atraído a Radha.

"Es imposible encontrar en el mundo a alguien que tenga mas cualidades que yo. Pero solo en Radha siento la presencia de quien puede complacerme." (Ibid, verso 241)


Esa atracción de Krishna por Radha provoca en ella una felicidad ilimitada, que tiene como causa la percepción de haber logrado el placer de él. Krishna siente que el placer de ella es todavía mayor que el suyo propio por lo que desea poder alcanzar la posición de Radha para poder experimentar el mismo placer que ella.

De esa manera están unidos en una relación que no deja lugar a la más mínima desviación del pensamiento del uno por el otro.

Un último concepto a destacar de la teoría del gaudiya vaisnavismo, es el de vipralmbha, el amor en separación. En realidad, vipralambha se refiere al momento previo del encuentro entre amante y amado. En este momento los sentimientos de amor son mucho mas intensos que a los expresados en el encuentro en sí mismo. La ansiedad por el encuentro, la expectativa del amado, incrementa el rasa (sabor) del amor. Por lo tanto se enfatiza este aspecto de los encuentros como amantes de Krishna con Radha, citando en los párrafos del Bhagavad Purana donde Krishna abandona a las gopis en la Danza del Rasa, o cuando se va hacia Mathura, para aumentar el amor de las gopis por él.

En este estado la unidad de amante con su amado es total y es considerado Samadhi.

"La unidad de Radha y Krishna no es del tipo que busca la fusión de las personalidades, sino todo lo contrario, se mantienen eternamente separados para experimentar amor del uno por el otro. Amor que los mantiene unidos, pero no fundidos ya que dicha fusión acabaría con ese Amor".
Tal vez se encuentren muchos puntos discutibles desde lo filosófico o teológico, sin embargo para los gaudiyas, como hemos dicho, Dios es inconbebible para la mente, y tambien es svarat, totalmente libre e independiente, él puede actuar en cualquier manera que le plazca, y en ese actuar trasciende totalmente nuestra concepción del Ser absoluto.

Por ejemplo, en su relación con Radha puede vestirse de mujer, para participar de los juegos de las gopis, o puede tomar una posición subordinada a Radha, para complacerla o debido a que ella lo ha sometido.
Sin embargo Radha no es diferente de él por lo que no hay una desvalorización de la personalidad de Krishna.


Esta forma de relacionarse en la que se trasciende el ego,
manifiestan la unión total producida por el amor.

Entonces, a diferencia de la escuela advaita, en el vaisnavismo, la unión del ser con Dios es de conciencia y no de personalidad, no se pierde la individualidad, la cual es necesaria para el desenvolvimiento constante del Amor constitucional del Ser por su Creador.


Esta es la clase de unión que se da en un grado absoluto entre Radha y Krishna.



 Radha y Krishna son los aspectos femenino y masculino de Dios.
Conocidos como la pareja divina, se dice que juntos son la manifestación completa de Dios
Más allá de lo terrenal en su vertiente más trascendental.
Contenida la esencia de este Amor en la naturaleza del  Alma Humana,
 encierra los misterios de la vida y la muerte, el tiempo,
la creación de la materia y sus leyes de Acción o Karma,
 en  la rueda de las sucesivas encarnaciones.



6 comentarios:

  1. Un claro y hondo abrazo si así fue...Al menos por un instante de deducción mental, "un poco" clara...

    Sigue a tu corazón ;-)NAMASTÉ CYNTHIA _/\_

    ResponderEliminar
  2. ESTIMADOS HERMANOS:
    Solicito mi prelatura del gurundeva hindú porque tengo mi prelatura del gurují maharaj solicitado en el blog hindú denominado CONCIENCIA YOGA. Les prevengo de eventuales impostores del blog.

    Atentamente:
    Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
    Documento de identificacion personal:
    1999-01058-0101 Guatemala,
    Cédula de Vecindad:
    ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
    Ciudadano de Guatemala de la América Central.

    ResponderEliminar
  3. MUCHAS GRACIAS POR LA PRECIOSA PÁGINA.
    DE VUESTRO SIRVIENTE PARADHARMAdas

    ResponderEliminar