"Cuando el cielo quiere salvar a un hombre, le envía amor" Lao-Tse. Que el amor sea tu única guía, sin mapas, sin dogmas, sin maestros, sólo amando...
Sospecho que hoy empiezo a Ser Canción, si seco un llanto. Y la canción con alma echó a volar y desde entonces los dos, vivieron más despacio, a pesar de su tiempo y de su espacio. Y un día como lluvia, ellos caerán y mojaran todo y su misterio crecerá verde sobre el mundo" Silvio Rodriguez.

martes, 12 de junio de 2012

Cuando no eres dependiente estas en buen camino



Seguramente ya has visto con mayor claridad que cuando nos sentimos más maduros y mas empoderados, las cuestiones de amor se resuelven más fácilmente.

Siempre, en todos los casos, se producen inconvenientes en las parejas, pero esos inconvenientes pueden ser superados con grandeza y paz. A veces duele mucho porque se involucra el corazón, pero eso no significa que tengamos que mantener ese dolor por mucho tiempo y largos años y tampoco significa que tengamos que repetir eternamente la misma situación una y otra vez.

Todo este dilema termina cuando aclaramos lo que queremos y entonces el universo nos trae eso. La parte más difícil de esto es darse cuenta de que todo depende de nosotros mismos y nunca de la pareja. Nuestra pareja puede estar sintonizada a nuestro potencial o simplemente puede no estarlo. Comprender que la pareja esté o no sintonizada requiere madurez de nuestra parte. Se necesita una inteligencia que supera a las emociones que nos desbordan cuando no estamos tan equilibrados y nos sentimos inseguros y temerosos.

Entonces, la persona madura sabe canalizar y utilizar sus emociones. Estas se convierten en una guía para aclarar el camino. Cuando estamos más maduros comprendemos que al amar no podemos perder, todo lo contario, sabemos que amar es hermoso y se agradecerá la presencia de la pareja para compartir la vida o para aprender que la cosa no va por ahí. Si quieres obligar al otro lo estas destruyendo y te estás destruyendo tu también.

Cuando la pareja se forma, no existe requisito más grande que la disposición para crecer. Siempre tenemos mucho que aprender y la pareja puede estar dispuesta a hacerlo. Si ambos están dispuestos, estarán abiertos a ir acomodándose uno al otro. Si uno no está dispuesto a avanzar, la relación se deteriorará y se romperá. Si el más maduro de los dos se da cuenta de esto, no cargará con reproches a su pareja. El que queda atrás quedó allí porque aun no está preparado para ese peldaño, no es malo, ni inconsciente, ni egoísta, ni nada. Simplemente aun no llega su hora de avanzar en ese tema. El más maduro puede comprender esto con amor.

Para poder llegar a crecer en pareja, es necesario ser autentico en las buenas y en las malas. Todo se puede plantear con armonía y grandeza. Todo se puede volver a acomodar. No importa si uno de los dos ha tenido una actitud que se sale de la línea de la pareja porque se pueden abrir, pueden ser sinceros, no se engañan, son más reales y no tienen miedo a ver la verdad profunda de cada uno. Entonces se gana confianza, una confianza que no está basada en la perfección, sino en una confianza que es capaz de adentrarse en los problemas, en los conflictos, en los inconvenientes de cara a la verdad. Ya no se espera ciertas conductas condicionadas, con estimaciones especificas, con expectativas. Ahora se está dispuesto a ver lo que realmente existe dentro de cada uno con aceptación y sin miedo, ya que la verdad es el único camino al crecimiento. La verdad hace que todo inconveniente se resuelva, esta permite avanzar, sea con acercamiento o separación, pero se resuelve. Entonces ya no se necesita estrategias especiales, ni manipulaciones, ni presiones de ningún tipo. Se abandonan las peticiones y los reclamos.

Bajo la claridad de la verdad se termina la suplica de amor, ya no existe la necesidad de pedir nada y se puede entonces compartir. Mientras no lleguemos al nivel de compartir no podremos encontrar al amor. El amor no se puede pedir, ni exigir, ni provocar. El que sigue en esta postura no podrá saborearlo nunca, porque este se arrancará, huirá. El que se siente necesitado de amor no puede estar feliz y nadie desea estar junto a un amargado y por lo tanto el amor, que es solo dicha, se escapara. El que busca el amor no puede recibirlo.

Entonces, cuando somos grandes comprendemos que el amor no se encuentra en lo que nuestra pareja nos pueda dar. Se encuentra en lo que nosotros mismos somos capaces de poder crear. Si estamos dispuestos a crear una relación armoniosa así se hará. No depende de lo que nos den, depende de lo que somos nosotros, de la claridad interior, depende del amor que nace de nosotros mismos hacia nosotros mismos. ¿Nos deseamos un gran amor? o ¿Nos deseamos discusiones, exigencias y desilusiones? El amor no está allá a fuera, lo que encontramos es la medida del amor que tenemos ganado hacia nosotros mismos expresado en la pareja que hemos aceptado tener. Todo lo que hemos querido encontrar es lo que encontramos, también lo que escuchamos. Conscientes de esto, la entrega es por propia voluntad, nunca por obligación. El amor es un regalo que das y no se muere ni se termina dependiendo de la recepción de tu pareja. Nunca te vuelves dependiente de él.

Cuando no te amas, quieres que el otro te ame y entonces quieres que el otro se entregue y tú no te puedes entregar. Si te amas expresas todo lo que eres sin temor, te sientes libre. Puedes seguir creando tu vida y desarrollar todo tu potencial. No te preocupas.

Cuando tenemos miedo de lo que nos pueda negar nuestra pareja, el amor no puede dar ningún fruto, no puede florecer. El miedo es insaciable y te destruye, trae sufrimiento. Se representa en la rabia, en los gritos y las quejas. Entonces crees depender del otro y creas dependencia en ambos sentidos.


Cuando no eres dependiente estas en buen camino. Entonces no te dejarás dominar y no estarás dispuesto al chantaje emocional y no complacerás a tu pareja con lo que no quieres. Ese amor estará basado en la verdad y la sinceridad, no habrá barreras, se abren las puertas, ambos pueden ser tal cual como son y entonces se aceptan mutuamente y suavemente. Esta relación se convierte en una invitación a lo armonioso.

En las manos de tu pareja está tu crecimiento y tu salvación, porque tu pareja te ayuda a sacarte los clavos que llevas en el alma. Tu pareja puede mostrarte tus miedos y por eso se convierte en tu salvación, en el espejo que te muestra tus heridas, tu falta de amor a ti mismo.

Patricia González.

2 comentarios: